martes, 18 de mayo de 2010

ALEGRÍA

De acuerdo con su doctrina de que nada debía ser tomado demasiado en serio,
ni siquiera sus propias enseñanzas, al Maestro le gustaba contar la siguiente
anécdota acerca de sí mismo:


" Mi primer díscípulo era tan débil que los ejercicios acabaron con su vida.
Mi segundo discípulo se volvió loco por el fervor con que practicaba los
ejercicios que yo le enseñaba. Mi tercer discípulo vio como se embotaba el
entendimiento por el exceso de contemplación.Pero el cuarto discípulo
consiguió conservar la cordura".


" ¿ Y cómo lo logró?",solía preguntar alguien invariablemente.


"Posiblemente porque fue el único que se negó a realizar los ejercicios".
Y una unánime carcajada solía acoger las palabras del Maestro.



Anthony de Mello

8 comentarios:

Amelia dijo...

Pues eso.

José Manuel dijo...

¡Vaya!, uno se ve reflejado en esas etapas de discipulado. Seguramente son pasos obligados para el refinamiento de la conciencia, soltando capas, hasta que se da cuenta de ella misma.
Grande y risueño Anthony de Mello.
Gracias amiga.
Un abrazo!

Joy dijo...

Jajaja... Me ha encantado, querida Anónima!

Siempre he sido una indisciplinada, vaga y rebelde para cualquier tipo de ejercicio rutinario... así que entiendo al cuarto totalmente!

Fue muy liberador leer la "Meditación Auténtica" de Adyashanti... ese "no meditar" tradicional... y sí observar dejándose ir...

Un abrazo, amiga y gracias por la entrada tan divertida y reflexiva a un tiempo.

Z. dijo...

:) jeje, qué listo!!
Gracias amiga, que no falte el humor nunca!
Un abrazo!

anonima dijo...

Hola Amelia!pues nada ,perfecto un abrazo fuerte!

anonima dijo...

Hola amigo JM!la verdad es que yo no lo había interpretado como tú y me parece muy interesante lo que dices,como siempre,asi que muchas gracias y un abrazo risueño!

anonima dijo...

Hola amiga Joy! eso que a veces parece rebeldía puede ser la voz del corazón,no sé si conoces esta frase "de la rebeldía nace la mística",asi que haz caso a tu rebeldía ,un gran abrazo!

anonima dijo...

Hola amiga Z! el humor como el que te caracteriza ,nunca debe faltar ,ni en los momentos críticos.Pase lo que pase nunca dejes de sonreir .Un abrazo inmenso!