lunes, 22 de noviembre de 2010

Ignorancia

El joven discípulo era tan prodigioso que acudían a solicitar su
consejo intelectuales de todas partes, los cuales quedaban ma-
ravillados de su erudición.

Cuando el gobernador andaba buscando un consejero, fue a
ver al Maestro y le dijo: "Dime, ¿ es verdad que ese joven sabe
tanto como dicen?"

"A decir verdad",replicó el Maestro con ironía, " el tipo lee tan-
to que yo no sé cómo puede encontrar tiempo para saber algo".


Anthony de Mello

5 comentarios:

José Manuel dijo...

je, buena distinción entre erudición y sabiduría (en realidad no-saber).
El otro día también leí un apunte de R. Malak que me impacto: "si sabes qué preguntar eres un sabio... si sabes qué responder eres un erudito..." Hay mucha miga ahí.
Un abrazo amiga!

(z) Victoria M. dijo...

:)) genial De Mello, qué sutil, sí, sí, leer tanto te hace muy erudito pero como no lo digieras ...
Gracia amiga!
Un abrazo.

Santosham dijo...

¿como podríamos distinguir la mañana si nos faltara la noche???

solo perfección a nuestro alrededor

un saludo, y buen post AdeM, siempre lúcido

Sina dijo...

A veces es mejor practicar lo poco que sabemos, que saber mucho...
Gracias!
Un abrazo.

anonima dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios,la sabiduría para mi es el conocimiento del corazón y el conocimiento sin sabiduría conceptos en la mente,conocimiento y sabiduría serían el verdadero conocimiento,muchos abrazos a todos!!